Los aficionados invaden el campo en Colombia y agreden al entrenador y a los jugadores

Noticias

El partido de la Liga Colombiana entre el Cortulu y el Deportivo Cali, jugado el miércoles (21), terminó con escenas fuertes. El equipo iba mal y estaba siendo derrotado por 2-0 cuando los aficionados irrumpieron en el campo y agredieron a los jugadores y al entrenador Mayer Candelo.

Las imágenes grabadas por los aficionados del Cortulu muestran a un grupo de personas rodeando a Candelo, al que incluso empujaron en la cabeza antes de protegerlo y sacarlo del campo. En Colombia, el periódico «AS» también afirmó que el delantero To Gutiérrez fue uno de los más «acusados» por los invasores.

Con sólo ocho puntos, el Deportivo Cali es decimonoveno y penúltimo en el Campeonato Colombiano. Aun así, el equipo no corre peligro de descender porque en Colombia se utiliza el promio, que determina el descenso tomando un promedio de los últimos tres años.

En 12 partidos jugados hasta ahora, el Deportivo Cali sólo ha ganado un partido. Además de su mal estado de forma en el ámbito nacional, ya ha sido eliminado en la fase de grupos de la Libertadores y luego en los octavos de final de la Sudamericana esta temporada.

Debido a la falta de seguridad, la Dimayor, organizadora de la liga local, decidió terminar el partido en el minuto 36, cuando se produjo la invasión. En un comunicado oficial, el Deportivo Cali se manifestó y repudió la acción de sus hinchas.

«El Deportivo Cali rechaza enfáticamente la agresión y violencia sufrida por nuestro equipo durante el partido contra el Cortulu. Condenamos cualquier acto violento contra nuestros jugadores o personal. Pedimos al gobierno y a las autoridades deportivas que intervengan para evitar una tragedia en el futuro. Invitamos a nuestros aficionados a disfrutar del partido en paz y sin violencia», escribió el club.

Otros equipos del fútbol colombiano, como el Atltico Nacional y el Junior de Barranquilla, también hicieron un llamamiento a la paz en el fútbol. Los jugadores del Cali también se manifestaron en contra de los ataques.