La seguridad de los jugadores en el Mundial es una prioridad para los árbitros, dice Collina

Noticias

El presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA, Pierluigi Collina, declaró el viernes que el primer deber de los árbitros en el Mundial de Qatar será «proteger la seguridad de los jugadores», y advirtió que los infractores podrían enfrentarse a «sanciones disciplinarias muy severas».

«El Mundial es el torneo más importante del mundo. Es donde están los mejores jugadores y sería terrible que uno de ellos no pudiera jugar por una lesión causada por un rival», explicó Collina durante una rueda de prensa organizada en Doha.

«Lo más importante es proteger la seguridad de los jugadores. No queremos que haya intervenciones que pongan en peligro la seguridad de los jugadores. Si eso ocurre, se pueden esperar sanciones disciplinarias muy fuertes, es decir, tarjetas rojas», añadió el ex árbitro italiano. En el Mundial de Rusia-2018 sólo hubo cuatro expulsiones en toda la competición.

Collina también comentó tres vídeos de situaciones de partido para reforzar sus argumentos, mostrando casos como entradas retrasadas, codazos y golpes en la cabeza y la cara. «No importa si no hay intención de hacer daño. Hacer ese tipo de acciones es inaceptable», dijo.

«Hemos organizado dos presentaciones con los entrenadores de los equipos participantes, aquí en Doha y otra más reciente por videoconferencia. También fuimos a ver a los 32 equipos en los últimos días y les transmitimos la misma información», dijo Collina.

El jefe de los árbitros de la FIFA también aseguró que «no se aceptarán simulaciones ni sobreactuaciones» y prometió que los árbitros estarán «muy atentos» al tiempo real de juego.

«Queremos evitar los partidos con 42, 43 o 44 minutos de competición real. Por eso habrá que compensar el tiempo de las sustituciones, los penaltis, las celebraciones, la intervención médica o, por supuesto, el VAR», explicó.

Collina también abordó el tema de la tecnología del fuera de juego semiautomático, que se utilizará por primera vez en el Mundial de Qatar.

«Hará que las decisiones de fuera de juego sean más rápidas y precisas. Pero eso no significa que sea instantáneo. Se tardará menos que ahora, pero no habrá una respuesta en un segundo», concluyó.