La estrella de Corea del Sur espera un «milagro» en el Mundial contra Brasil

Noticias

El temido delantero Son Heung-min quiere que su selección surcoreana consiga «otro milagro» y derrote a Brasil el lunes en los octavos de final del Mundial de Qatar 2022, tras su milagrosa remontada ante Portugal. La estancia de los surcoreanos en la competición parecía haber llegado a su fin el viernes, en la última jornada del Grupo H, hasta que Hwang Hee-chan, que había entrado en el partido, apareció en el minuto 90 (90+1) para marcar el gol de la victoria por 2-1 sobre la ya clasificada Portugal.

Con ese gol de última hora, y esperando tras la reanudación que Uruguay no marcara un tercer gol a Ghana que le hubiera dado el pase a la Celeste, los surcoreanos acabaron avanzando a costa de los sudamericanos gracias al mayor número de goles marcados (4 frente a 2), ya que ambos acabaron con el mismo número de puntos (4) y diferencia de goles (0).

«No nos rendimos», celebró Son.

«Creo que hemos conseguido el resultado que queríamos porque hemos trabajado mucho. En 2014 también trabajamos duro, pero la suerte no estuvo de nuestro lado y no pasamos a los octavos de final», recuerda el delantero del Tottenham, máximo goleador de la última Premier League.

La máscara del Hijo

Según el «enmascarado» Son, Corea del Sur no está preparada para volver a casa todavía. «Clasificarnos para los octavos de final era nuestro objetivo y ahora tenemos metas más grandes que alcanzar, así que daremos lo mejor de nosotros mismos. Nadie sabe lo que puede ocurrir en los octavos de final.

El portero surcoreano juega con una máscara protectora en la cara porque fue operado de una fractura de cráneo en el ojo izquierdo que sufrió a principios de noviembre en un partido de la Liga de Campeones y que le dejó en duda hasta el último momento.

«Eso está muy bien, pero nuestro torneo no ha terminado», reiteró. «Espero que podamos escribir otro milagro».

Son asistió a Hwang en el milagroso gol de la victoria tras una veloz carrera hacia delante y una asistencia entre las piernas de un defensa portugués.

«Antes del partido Son Heung-min me dijo que hoy haría algo, que confiaba en mí y cuando controló el balón estaba convencido de que me lo pasaría y fue una gran asistencia. Me facilitó el trabajo», dijo Hwang Hee-chan.

Mientras tanto, en Corea del Sur ya empiezan a establecerse paralelismos entre el equipo actual y el que compitió en la Copa del Mundo de 2002, coorganizada con Japón.

Hace veinte años, los «Tigres Asiáticos» sorprendieron al mundo al llegar a las semifinales tras un polémico arbitraje a su favor contra Italia en octavos de final y contra España en cuartos.

En las semifinales de 2002, Corea del Sur se vio frenada por Alemania, que la derrotó por 1-0 con un gol de Michael Ballack.

«No puedo comparar (a los dos equipos) porque vi el Mundial de 2002 por televisión y no los conocí personalmente», dijo el segundo entrenador de Corea del Sur, Sergio Costa, que sustituyó al suspendido Paulo Bento en el partido contra Portugal.

«He visto algunos partidos del pasado, pero no puedo hacer una comparación porque no conocía al equipo coreano de aquella época», dijo.

Y añadió: «Ya puedo decir qué: un equipo muy honesto. Que ahora quiere seguir soñando y apunta al Brasil favorito.