Gans reúne la colección de camisetas del Atlético y expone el Manto da Massa en Qatar

Noticias

Era un asunto diferente. El sol de 35 grados que había iluminado Doha durante todo el día en la estación más fría del año había desaparecido. El reto: refrescarse con una de las cervezas más baratas de la ciudad en medio de la prohibición de beber en los alrededores de los estadios durante el Mundial de Qatar.

Kabiru Nasiru, el ghanés que se enamoró de la camiseta del Atlético

Frente al bar, una animada multitud salió a la calle en una especie de carnaval fuera de temporada. Pero nadie estaba allí por la bebida. Los cientos de ghaneses bailaban y cantaban en apoyo de su selección nacional, que acababa de llegar al hotel cercano. Entre las muchas camisetas de Ghana, una llamó la atención. Era la camiseta del Clube Atltico Mineiro.

Sobre el fondo beige, los trazos de cada uno de los 853 municipios de Minas Gerais, el escudo alvinegro y una frase en referencia al himno: «Una vez hasta la muerte». El usuario no sabe hablar portugués. Kabiru Nasiru, de 25 años, nació en Ghana y cruzó el continente africano de este a oeste antes de llegar a Oriente Medio para apoyar al equipo. Pero el viernes (18), decidió dejar su uniforme de Ghana en el almacén para ponerse el del Atlético.

«Me gusta la camiseta, me gusta el equipo y me gusta el diseño. No conozco al equipo pero me gusta el diseño. Lo compré en Ghana y tengo tres camisetas del Atlético. Tengo el de rayas, el blanco y el negro también», dijo Kabiru, que es guardia de seguridad y también se presenta como jugador de fútbol.

El modelo que llevaba el matón fue diseñado por Lucas Adriano de Sousa, inspirado en el mapa de Minas Gerais. La pieza ganó el concurso «Manto da Massa» en 2021 y se convirtió rápidamente en un éxito de ventas. Se vendieron 120 mil unidades, con ingresos brutos de aproximadamente R$ 24 millones. La ganancia alcanzó aproximadamente R$ 7 millones, descontando los precios de producción y entrega de los productos.

Pero la pieza también ha cruzado los mares. Kabiru lo compró en Ghana y lo muestra con orgullo a sus compatriotas. En medio del animado baile, queda el sueño de ver a su equipo progresar en el Mundial en un grupo en el que todavía están Portugal, Uruguay y Corea del Sur.

Pero más que eso, está la certeza de vivir el Mundial al máximo. «Es algo fantástico lo que está ocurriendo aquí. Los jugadores acaban de llegar y estamos aquí para verlos. Pero también estamos disfrutando del momento», dijo entusiasmado.