Dani Alves estuvo 16 minutos encerrado en el baño con una mujer, según revela un periódico

Noticias

Las cámaras de seguridad de la discoteca Sutton Barcelona muestran que el futbolista brasileño Daniel Alves, de 39 años, pasó 16 minutos en el baño con la mujer de 23 años que le acusa de violación.

Las investigaciones están bajo secreto judicial, pero la información fue publicada el domingo (22) por El Peridico, el mismo diario que ya había publicado extractos del testimonio de la joven ante el juez español el viernes (20).

Tras sus declaraciones, el juez decretó prisión provisional sin fianza para el atleta, que se contradijo durante sus intervenciones en la Ciudad de la Justicia de Barcelona. La prisión preventiva significa que puede ser detenido hasta el final de las investigaciones, pero puede recurrir.

Anteriormente, la prensa sensacionalista catalana había publicado que las cámaras de seguridad mostraron que el tiempo que pasaron los dos dentro del baño de la zona VIP fue de sólo 47 segundos.

El ex centrocampista inglés, que se había aferrado a esta información para intentar exculpar al jugador de los cargos, recibió un nuevo revés. El sábado (21), sus abogados ya admitieron que Daniel Alves había cambiado su versión, afirmando que hubo relaciones sexuales.

Al principio, negó conocer a la víctima, pero más tarde admitió haber mantenido una relación consentida con ella. La joven declaró en su testimonio que no quiere una compensación económica, sino ver al brasileño en la cárcel.

El lateral fue conducido el viernes 20 por la noche al centro penitenciario de Brians 1, en la periferia noroeste de Barcelona. Los informes dicen que está emocionalmente conmocionado, que sólo ha comido fruta y que no ha hecho ninguna llamada telefónica porque, sin su teléfono móvil, no conoce los números de nadie de memoria.

El brasileño se encuentra en una celda individual y, al parecer, tuvo que ducharse con agua fría. Las temperaturas nocturnas en España esta semana han descendido hasta rozar los 0º C.

En su declaración, la chica dijo que estaba con amigos en la zona VIP de Daniel Alves en la discoteca en la madrugada del 31 de diciembre. No voy a ir al baño. Allí habría dicho «que no podía irme y que tenía que decirle que era su putita».

Siempre según el testimonio, publicado por periódicos españoles, Alves habría forzado la cabeza de la mujer hacia su pene y luego la habría abofeteado. Después, habría dado la vuelta a la joven y la habría penetrado hasta eyacular.

Tras avisar a los vigilantes de seguridad, la víctima fue atendida en el Hospital Clnic, cuyo informe médico señalaba rasgos compatibles con una agresión. Dos días después, lo denunció a los Mossos d’Esquadra, la policía catalana. Entregó el informe médico, que indicaba rastros compatibles con una agresión, y también el vestido que llevaba.

En el momento de la presunta violación, el lateral había prolongado su periodo de vacaciones tras el Mundial disputado en Qatar con la selección brasileña.

Esta semana se encontraba en España tras pedir la baja en los Pumas mexicanos por el fallecimiento de su suegra, madre de la modelo española Joana Sanz. Ambos llevan casados desde 2017.

El viernes, el club mexicano anunció la rescisión del contrato del lateral derecho tras su prisión preventiva en España.