¿Cómo llega Brasil al Mundial? Los expertos dan su opinión

Noticias

Faltan seis días para que comience el Mundial. La Seleção, bajo la dirección de Tite por segundo ciclo consecutivo, se proclamó campeona de las eliminatorias sudamericanas y llega a Qatar con la vitola de favorita y con expectativas renovadas por parte de su afición.

En el primer Mundial del técnico en Rusia 2018, la selección brasileña fue primera de grupo con siete puntos, eliminó a México en octavos de final, pero se quedó a las puertas de los cuartos de final ante Bélgica.

En 2022, Tite tiene en sus manos una plantilla muy renovada en ataque y muy experimentada en defensa. La mezcla de viejos dirigentes y nuevas estrellas hizo que Brasil ganara la Copa América 2019, fuera subcampeón en la edición 2021 y se clasificara invicto para la Copa (14 victorias y tres empates).

La Seleção sólo contará con diez veteranos con experiencia en la Copa: los porteros Alisson (2º) y Ederson (2º); los defensas Thiago Silva (4º) y Marquinhos (2º); los laterales Danilo (2º) y Daniel Alves (3º); los centrocampistas Casemiro (2º) y Fred (2º); y los delanteros Neymar (3º) y Gabriel Jesus (2º).

J Weverton, der Milito, Bremer, Alex Sandro, Alex Telles, Fabinho, Bruno Guimares, Lucas Paquet, Everton Ribeiro, Vincius Junior, Raphinha, Richarlison, Antony, Pedro, Rodrygo y Gabriel Martinelli disputan por primera vez un Mundial.

El Mundial se celebrará entre el 20 de noviembre y el 18 de diciembre. Como líder del Grupo G, Brasil se enfrentará a Serbia (24/11), Suiza (28/11) y Camerún (2/12) en la primera ronda.

Los columnistas de Superesportes opinan sobre cómo llega la selección brasileña al Mundial:

Bob Faria, columnista de Superesportes

«Creo que tenemos algunos puntos muy positivos y otros negativos en Brasil. Lo positivo es que tenemos una buena generación de delanteros y un centro del campo muy sólido. Tite ha conseguido reunir una plantilla con diversas cualidades. Hay un buen equilibrio entre juventud, calidad técnica y experiencia en la plantilla de 26.

Incluso si se critica la inclusión de Dani Alves, que es mucho mayor, creo que es una valiosa adición a la plantilla. También está der Milito, que puede jugar en el lateral derecho. Tite ha calculado bien ese peso. También tenemos a Alisson, que creo que es el mejor portero del mundo. En otras palabras, tenemos una plantilla lo suficientemente buena como para que el equipo sea uno de los mejores.

También tenemos puntos negativos. El primero es el escaso tiempo de preparación para que todos se pongan de acuerdo, ya que los jugadores proceden de diferentes clubes y ligas, cada uno con su propia energía. Pero otros equipos también van a pasar por eso.

Otro punto es que Brasil no ha jugado contra los grandes equipos europeos. Aunque los jugadores brasileños jueguen en Europa, es diferente tener esta prueba contra equipos grandes.

Jaeci Carvalho, columnista del Estado de Minas y bloguero de Superesportes

«Brasil es favorito, como en todos los mundiales. Sin embargo, no creo en el equipo de Tite, precisamente por su pobre, pobre fútbol. Nos hemos clasificado de antemano en la fase de clasificación, porque hoy sólo tenemos a Argentina como rival. Ni siquiera Uruguay es rival para nosotros.

No hemos ganado a nadie en Sudamérica y ni siquiera nos hemos enfrentado a un solo equipo europeo. Tenemos la suerte de contar con excelentes delanteros, pero me pareció que la plantilla estaba desequilibrada. Tite debería llevar dos defensas y un centrocampista más y sólo seis delanteros.

Creo que no será diferente de los últimos Mundiales. Deberíamos pasar la primera ronda e incluso los octavos de final, siempre que no juguemos contra Portugal. Y si no pasamos en octavos, lo haremos en cuartos de final, probablemente contra Alemania. No creo en este equipo de Tite con Daniel Alves, Thiago Silva, Gabriel Jesus y Martinelli.

No vamos a quedar eliminados en octavos de final y probablemente nos enfrentaremos a Alemania en cuartos.

«Si se mira individualmente, Brasil no tiene la plantilla con más talento del Mundial. La plantilla cuenta con muchas estrellas internacionales, pero la mayor baza de esta Seleção es la forma en que trabajan juntos. Y eso se debe en gran medida a la permanencia de Tite como seleccionador.

Con seis años en el cargo, el entrenador ha dado oportunidades a casi todos los que las merecían (a pesar de una u otra injusticia). En este ciclo ha observado de cerca a casi 90 jugadores, ha jugado 50 veces y sólo ha perdido tres. Y un equipo que pierde muy poco obviamente aumenta sus posibilidades de llegar lejos en el Mundial.

Más aún: un equipo que encaja pocos goles está muy cerca de cualquier copa. De los 50 partidos disputados desde el Mundial de Rusia, han logrado 33 sin recibir un gol.

Al mismo tiempo, Tite siempre habla de tener un equipo equilibrado. Ofensivamente, nuestras principales armas son realmente Neymar, que jugará de central, y esta gran generación de delanteros (Vini, Raphinha, Martinelli, Rodrygo, Antony…). Pero dudo que empecemos los partidos de la eliminatoria con cuatro delanteros titulares, como se intentó en la última serie de amistosos.

Jorge Nicola, columnista de Superesportes

«Para mí, Brasil es el principal favorito para el título, aunque hay que relativizar el favoritismo en los Mundiales porque estamos hablando de un torneo que se convierte en una eliminatoria a partir de los octavos de final. Cualquier favoritismo en un Mundial lo es menos que en los torneos por puntos o incluso en las competiciones por eliminatorias.

De todos modos, veo a la selección brasileña como la más completa. Un sistema defensivo extremadamente sólido, seis años de trabajo con experiencia en la Copa del Mundo por parte del cuerpo técnico y, sobre todo, una enorme mejora en el ataque. Ofensivamente, Brasil ha evolucionado mucho de 2018 a 2022.

Lo que me preocupa es el hecho de que la Seleção es muy joven -hay 16 debutantes en el Mundial, lo que podría convertirse en un problema- y los laterales. No me gusta, tengo reservas sobre los cuatro laterales. Creo que hay una dificultad.

Kelen Cristina, columnista de Estado de Minas y subeditora de Superesportes

«Tite se lleva a Qatar un grupo coherente con el trabajo que viene realizando, sobre todo con la propuesta que determinó desde el final del Mundial 2018, para dar cabida a nuevos jugadores, algo que era realmente necesario. La presencia de Antony, Vincius Junior, Rodrygo, Raphinha y Richarlison ha renovado esencialmente a Brasil como equipo.

Al mismo tiempo, el seleccionador no renuncia a los hombres de confianza, como Thiago Silva y Dani Alves, que fue la única incorporación polémica a la lista definitiva del Mundial. Está claro que la elección del lateral iba más allá de la cuestión técnica. Esto también es un rasgo de Tite: valorar el ambiente de equipo.

Precisamente por esta regularidad, incluso previsible, en la plantilla, la Seleção llegará a Qatar con una columna vertebral definida y una identidad sólida.

Marcos Paulo Lima, autor del blog «Drible de Corpo» y subeditor del Correio Braziliense

«Pocas veces Brasil ha tenido un ciclo de Copa del Mundo tan organizado. El trabajo comenzó, medio y fin tras la traumática eliminación contra Bélgica en 2018. La Copa América 2019 parecía apuntar en la dirección correcta, pero la próxima edición, en 2021, destruyó las certezas. El subcampeonato contra Argentina obligó a Tite a revisar el sistema de juego.

El bicentenario de Brasil en los Juegos Olímpicos de Tokio, también en 2021, allanó el camino del cambio. Nombres como Bruno Guimares, Antony y Martinelli han subido a bordo. Al mismo tiempo, Vini Jr se desarrollaba en el Real Madrid y Raphinha surgía en el Leeds como una solución en la banda derecha.

El extremo se ha convertido en el punto de cambio, Tite quiere ganar el hexa potenciando a los extremos. Brasil tendrá velocidad, regate, asistencias, goles, variantes y jugadores capaces de asumir más de un rol. Pero Tite tendrá que ser rápido cuando la situación sea compleja. Por ejemplo, tardó en intervenir en las derrotas ante Bélgica y Argentina.

La mayor preocupación es el número de debutantes. Los 16 debutantes necesitan un apoyo psicológico para que no sientan el peso de la camiseta y del torneo y echen el freno. Al menos hay una coincidencia. En 2018, Francia también tuvo 16 novatos en el Mundial y se llevó el trofeo.